Arranca el Laboratorio de teatro-danza 2020

Enero es un mes que se hace cuesta arriba para muchos. Regreso al trabajo, fin de las vacaciones, adiós a la Navidad, inicio de un nuevo trimestre, vuelta a los proyectos que habíamos dejado pausados…Sin embargo, cómo cambian las cosas cuando aquello que se arranca en Enero es un proyecto en el que creemos, en el que hemos depositado ganas y esfuerzo.

En el laboratorio de danza teatro de Musical Impro llevamos trabajando desde octubre, pero la temporada 2020 comienza todavía con más fuerza y nuevas incorporaciones, lo cual implica que no solo contamos con un equipo de actores y bailarines que ya se conocen, que han estado entrenando durante 3 meses para preparar la nueva creación de Musical Impro. Es que ahora, además, incorporamos nuevas artistas al equipo tras una cuidadosa selección. Enero arranca con un Laboratorio de danza-teatro que promete, y la nueva creación de Musical Impro será precisamente el resultado de estas sesiones de entrenamiento. 

El pasado jueves 23 de enero dio comienzo la primera sesión de la temporada 2020 en nuestra sede de Madrid, y todos los participantes demostraron que el nuevo equipo desborda creatividad, entrega y muchas ganas de descubrir. Pero, como siempre, desde el placer, el juego y la idiosincrasia de cada uno. Aquí les mostramos una pequeña parte de lo que se vivió en nuestro teatro de Alejandro Morán 10. Atentos a nuestras redes en los próximos meses, porque la próxima creación de Musical Impro está en camino!

Un recorrido por el 2019 de la mano de Musical Impro

Se termina el 2019, y el próximo año llega casi con prisa, dejándonos con la sensación de que este 2019 ha sido demasiado corto, de que todavía no estamos listos, de que nos faltan muchas cosas por hacer. Sin embargo, la realidad es que en Musical Impro nunca hemos dejado de hacerAunque el tiempo pase volando y se acumulen los proyectos, los ensayos y las ganas; llevamos más de 10 años girando, creando y creciendo de esa manera tan nuestra. Y el 2019 no ha sido menos.

 

 

Este año hemos seguido apostando por proyectos que nacen de la investigación, por laboratorios en los que, lejos de tener un guion rígido y un argumento estanco, nos dejamos llevar por lo que el grupo quiere contar. Así nació Síndrome Musical, que tras dos años en cartel ofreció en 2019 sus últimas funciones en el festival La Quinta del Sordo con lleno completo y gira por Madrid. Y le siguió Mundos Posibles, que investigando sobre el multiverso conquistó GATADANS 2018 y recibió una gran acogida del público (reflejada en las reseñas de Atrápalo).

 

          

 

El laboratorio de danza-teatro seguía creciendo y adaptándose a lo que vivimos como sociedad, como actores y como individuos. Por ello, en la edición de 2019, los bailarines e intérpretes del grupo sintieron la necesidad de hablar de la idea de éxito en esta sociedad del rendimiento. Y nació Loser, que fue seleccionada en SURGE Madrid 2019 con sold out en los cuatro días de función, y con la cual a día de hoy seguimos trabajando y evolucionando.

 

 

Pero en Musical Impro no sabemos estarnos quietos, y antes de que el 2020 empezara a meternos prisa, quisimos cerrar este año por todo lo alto, con dos nuevos proyectos:

En octubre presentamos Amate-Ur, el musical en la XXII MUESTRA LOCAL DE TEATRO de Alcobendas. Una aventura de 31 actores con improvisación, transición de todo tipo de emociones y un auténtico desafío a la cuarta pared. Resultó un gran estreno, con sold out de 200 butacas y una tremenda acogida. Mientras tanto, Raúl Beatmac y Sonia Franco, director y coreógrafa, trabajaban en la nueva producción de Musical Impro: El sonido de mi locura, obra en pleno proceso de creación en Madrid pero que ya tiene asegurados también varios pases en el extranjero. Una mezcla de danza-teatro y flamenco contemporáneo con foley en directo y una tecnología musical reactiva, nunca antes vista en escena.

 

              

 

 

Porque si hay algo que caracteriza al equipo de Musical Impro son las ganas de crear, de trabajar, de inspirarse y formar parte de todo proyecto que pueda enriquecernos. Así, la compañía produjo la segunda edición del Festival de Teatro en Corto de Carabanchel, se encuentra en el proyecto de una serie independiente junto a Carmela Lloret y Jesús Villegas; Beatmac ha participado en dos cortometrajes y una serie de Pinea Films y La Industria del Cine Films, así como en Servir y Proteger (de TVE)…

 

        

 

 

Ahora bien, en Musical Impro tenemos claro que todo aquello que aprendemos y crecemos como compañía podemos compartirlo e incluso mejorarlo como escuela. Seguimos llevando nuestros cursos intensivos por Granada, Víznar, Cartagena, Cuenca y Almería; impartiendo coaching de acting y escena para grupos de teatro y participando en las Jornadas Nacionales de Formación Escénica y PROEXDRA. Todo ello, mientras permanecemos al frente de nuestra sede en Madrid. Aquí, en nuestra casa, sumamos más de 300 alumnos en las clases regulares de actuación (con horario de mañana y tarde), los cursos de improvisación musical y el laboratorio de danza-teatro. Así que si el 2020 tiene prisa por llegar, que llegue. Que en Musical Impro seguiremos sumando años.

 

Amate-Ur, el musical: adiós a la cuarta pared

Recorre infinitas emociones en menos de una hora

Rabia, risa, vergüenza ajena, alegría, sorpresa, desahogo, libertad…Imagina que, en una sola tarde, y en apenas una hora, el público y los 31 actores de Amate-Ur, el musical tienen la oportunidad de vivir todas estas sensaciones. Imagina que, durante 40 minutos, una obra de teatro consigue que 200 personas se levanten de sus asientos, que los actores construyan y deconstruyan la cuarta pared constantemente y que nadie sepa cómo va a terminar la velada.

El sábado 27 de octubre, Tercer Acto Alcobendas y Musical Impro convirtieron el Centro Cultural Pablo Iglesias (Alcobendas) en un auténtico espacio de creación. Con una performance meta-teatral que lleva a juicio el concepto extendido de “teatro” y de “amateur”, Amate-Ur: el musical se convirtió en el escenario perfecto para eliminar toda barrera, improvisar y demostrar que la frontera entre teatro, danza y música está cada vez más desdibujada.

 

Pero, todo ello, sin renunciar a las que son sus principales armas como compañía y escuela: el juego, la improvisación, el movimiento y, ante todo, el placer. Porque, aunque parezca imposible, Musical Impro consiguió que todos y cada uno de los participantes del proyecto disfrutaran incluso en los momentos más difíciles, cuando los límites entre realidad y ficción ponían en juego la propia representación.

Y, por si esto fuera poco, Amate-Ur: el musical incorporó diversos momentos de improvisación musical, que se convirtieron en el canal perfecto para que las emociones de sorpresa y curiosidad que desbordaban a público y actores estallaran por completo. Con más de 200 personas, el director de la obra, Raúl Beatmac, consiguió que la escucha colectiva y la conexión terminaran por crear un auténtico coro, donde no importaba la formación o trayectoria de cada uno, sino las ganas de pasarlo bien y hacer ruido.

 

Musical Impro ha venido para quedarse

Teniendo en cuenta la buena acogida que Amate-Ur: el musical tuvo el sábado, Musical Impro organizará unos talleres mensuales de improvisación musical en Alcobendas dirigidos a todos los públicos, sin necesidad de formación previa, para todo aquel que tenga ganas de disfrutar, desinhibirse y hacer música. Para todos los interesados, ¡atentos a la web y redes sociales de Musical Impro en los próximos días!

Si eres de Madrid y quieres formar parte del grupo de Impro Musical que ya está activo en c/Alejandro Morán 10, encontrarás información en la web. ¡Apúntate, quedan pocas plazas!